¿Gratis? ¿Sin valor o invaluable?

Comparte

¿Gratis? ¿Sin Valor o Invaluable?

¿Gratis? ¿Sin valor o invaluable? Este un planteamiento que nos lleva a pensar en la importancia de lo que tenemos, lo que somos o lo que hemos obtenido durante nuestra vida; el valor que le damos a todas estas cosas y desde qué lugar las percibimos, que es aquello que nos lleva a apreciarlas o no y de qué depende nuestra concepción.

Podemos notar que, en el mundo actual la manera de dar valor está vinculada con la manera en que percibimos el mundo y esta a su vez, a mi parecer está siendo influenciada por conceptos erróneos o manipulados y la realidad es que estamos perdiendo nuestra esencia. El individuo de hoy en día camina en dirección a la corriente de las circunstancias, del ambiente y de conductas aprendidas sin preocuparse de buscar, indagar o re-aprender; sencillamente es mucho más fácil esa postura que caminar hacia la búsqueda que le lleve a generar nuevas realidades.

Puedo tomar como ejemplo la Biblia y cito: “Mi pueblo perece por falta de conocimiento”… Oseas 4:6

A los cristianos se nos ha enseñado que la salvación es gratis… Solo necesitamos recibirla aceptarla y ya “Somos Salvos” y nuestro trabajo es atesorarla y cuidarla. Conceptos erróneos como estos son los que nos hacen vivir en un tiempo en donde el corazón de muchos se está enfriando, en donde hemos dejado de valorar las cosas y a las personas por lo que en realidad son.

Necesitamos comenzar a entender o re-aprender conceptos mal utilizados o mal aprendidos.

“Lo que se nombra adquiere fuerza. Lo que no se nombra deja de existir” Czeslaw Milosz.

Yo creo, que hemos olvidado el grandioso e invaluable concepto de la palabra “GRATIS” “FREE” el concepto que tenemos hoy día cuando escuchamos la palabra gratis es de algo sin valor, algo que no cuesta nada, algo de baja calidad o mediocre, algo que no merece mayor importancia; y si algo no tiene valor para nosotros no lo atesoramos o no lo apreciamos, eso no va a tener un lugar de estima o importancia en nuestra vida o entorno.

La realidad en relación al concepto gratis es uno totalmente distinto al que manejamos hoy día, cuando algo se otorga en calidad de GRATIS, hablamos realmente de GRACIA de INVALUABLE y no de SIN VALOR, cuando algo se recibe gratis no significa que no tenga valor, el hecho de que nosotros no estamos pagando significa que otra persona pagó por nosotros y lo está entregando de “GRACIA”. Algo que tiene valor y alguien pagó el precio por ti es algo invaluable, gracia es un favor inmerecido; Algo que alguien pagó por nosotros sin que nosotros lo merezcamos sencillamente tiene doble valor.

Citando nuevamente La biblia que nos dice:

“… pero el regalo que Dios da es la vida eterna por medio de Cristo Jesús nuestro Señor.”

Esto me lleva a una pregunta ¿Cómo atesoramos o cuidamos algo que no tiene valor? O mejor quiero reformular la pregunta ¿Cómo atesoramos o cuidamos algo que no sabemos que tiene valor?, ¿cómo atesoramos o cuidamos algo, cuando no sabemos su valor real?

Si nuestra salvación se recibe como un regalo “Gratis” es porque alguien tuvo que pagar por ella. ¿Quién lo hizo?

¡Nuestra salvación es un regalo caro que no merecemos! Nuestra libertad espiritual se adquirió con el gran pago de la sangre de Jesucristo. Así que, la gracia que nos salvó no es barata; la sangre de Jesús es de gran valor, preciosa para Dios.

Usé este ejemplo, porque me parece que es la ilustración por excelencia de dar valor a algo que recibimos gratis; pero… ¿Qué pasa con aquellas otras cosas que podemos obtener sin pagar un precio por ellas?, ¿cuánto valor le das a esas cosas?, ¿realmente vale tanto para ti lo que no pagas, como aquellas que te cuestan mucho dinero o sacrificio obtenerlas?; ¿de qué se te hace más fácil desprenderte, de lo que recibiste gratis o de lo que pagaste?

Cuando escuchemos, hablemos o recibamos algo “GRATIS” pensemos en “GRACIA” pensemos en que esa persona está dando algo con “gusto y con amor” es un “Favor inmerecido” alguien pagó por ti y le dio doble valor. Si re-aprendemos este gran significado y esta poderosa acción podremos atesorar todas aquellas cosas que antes parecían sin valor o insignificante como algo totalmente invaluable, como un favor inmerecido y con doble valor.

Si te gusto este articulo y crees que tiene valor aunque lo recibiste gratis, déjame saber y compártelo siguiendo los siguientes pasos:

1. Deja un comentario u opinión al respecto.
2. Compartiendo nuestros artículos en las redes sociales, fácilmente, con los botones de arriba.
3. Difundiendo este portal entre tus amigos y conocidos.

Jairo Garcia

 

 
 
Benchmark Email

6 comentarios en “¿Gratis? ¿Sin valor o invaluable?

  • Esta muy bueno. Pero fíjate a mi me pone a pensar esto. Que te parece si ilustramos este regalo desde otra perspectiva. Al principio dices que cuando se dice “gratis” se piensa en algo sin valor y yo pienso que a todos nos gusta lo gratis. Me gustaría hablar así como lo dices y regalar lo que Dios ha dado a nosotros a fin de cuentas es completamente inagotable. Gracias

  • Amen! Lo Invaluable de este artículo por referirse al precio que pago nuestro Señor Jesucristo por cada uno de nosotros,lo convierte en Palabra de vida que debemos tener presente cada Dia! Gracias Jairo y Fabiola! Bendiciones!

  • Amén a esta palabra !! Y escrito esta..
    Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. Efesios 2.8
    Que importante recordar esto y apreciarlo como el regalo mas valioso y preciado.
    Gracias Jairo .. un abrazo grande !!

  • Para mi los regalos son invaluables, porque la persona que me los dio me estima, me quiere, o soy importante para ella, prefiero regalar algo que haya comprado que mis regalos, También yo me digo me voy a hacer un regalo y me compro algo que he estado añorando. Me han dado regalos intangibles, como felicitaciones, consejos, palabras de ánimo. Todos los regalos son un tesoro.

  • Toda buena dadiva (regalo),y todo don perfecto proviene de Dios,el Padre de las luces,donde no hay sombra de variación,el don de la vida y todo lo que contiene en ella a lo largo de nuestro transitar y en ella incluye a los amigos,maestros,padres,mentores,personas que han sido claves en nuestro caminar,aquellas que te presentaron al dador de la vida Eterna ,(regalo inmerecido),todo esto,obedeciendo a un plan,ya previamente diseñado por el que nos amó y se entregó en la Cruz por nosotros como regalo,gratis,una vez que se nos revela esta verdad,nos damos cuenta que Dios por pura gracia,por amor ,nos sustenta,cuida y guarda y coloca personas que nos ayudan a alcanzar los sueños; gracias por este artículo que me permite compartir y agradecer a todos los que a lo largo de mi vida me han inspirado para ser quien soy,gracias Jairo y Fabiola por ser parte de ello, nada merecemos,todo es por Gracia.,y Jesús esta al alcance de quienes quieran tenerlo,recibirlo,es un regalo, pero con un precio Invalorable que ya El pagó por nosotros,Dios les bendiga.

  • Gracias por el articulo, ya que me hizo recordar mis clases de Economia Politica I, cuando discutíamos el concepto de Valor…. que es la medida que le damos a los bienes, productos y servicios (tangibles o intangibles) en relación a su utilidad ó beneficio. Y de ello se desarrollaron varias Teorías del Valor. Por otra parte también existen conceptos de Valor de Uso y Valor de Cambio, Valor y Precio que son totalmente diferentes. Ciertamente cada persona le asignara un valor a cada aspecto que rodea nuestra vida ( mas allá del valor de producirlo, de usarlo ó de intercambiarlo) todo dependerá de la cantidad de información con a que contemos (basado en experiencias empíricas ó formales).
    Día a día estoy mas convencida que el axioma No hay almuerzo Gratis, es verdadero, como lo indico el famoso economista Milton Friedman, que significa que cualquier beneficio que se reciba siempre tiene un costo asociado, así lo paguen otros. y que tiene que ver esto con la religión?… pues Dios cedió a su hijo unigénito, su tesoro mas preciado, Jesús para limpiar los pecados de todos, fué un regalo que nos dió y no de gratis y como tal debemos entenderlo, apreciarlo y conservarlo. Así como todo lo que recibimos y damos a diario de él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *